jueves, 4 de agosto de 2011

Sicilia

La última casa de los incautos
es la melancolía,
se matan de risa cuando no dicen nada
se matan de risa cuando dicen todo,
no conocen la diferencia
entre un pantalón de gimnasia
y una telaraña.

1 comentario: